Origen y Meta del Hombre

Entre 1903 y 1918 dictó conferencias dirigidas a todo público en la así llamada Casa de Arquitectos en Berlín. Su esposa, Marie Steiner dijo al respecto:
"Berlín ha sido el punto de partida para esta actividad pública Lo que en otras ciudades fue tratado en conferencias aisladas, aquí pudo expresarse en un conjunto de conferencias cuyos temas estaban interconectados. De este modo adquirieron el carácter de introducción a la ciencia espiritual cuidadosamente fundada y metódica, pudiendo contar con un público que volvía regularmente y cuyo interés se centraba en penetrar en los nuevos ámbitos del saber que iban abriéndose..."

Del contenido

El presente tomo se refiere a los temas básicos de la Antroposofía-la entidad humana, reencarnación y karma el mundo de las almas y el de espíritus, la génesis de la Tierra, la vida interior, etc.- e incluye temas referidos a importantes exponentes de la vida cultural, como Darwin, Tolstoi, Nietzche e Ibsen.

   

Antroposofía
Un resumen después de veintiún años

En este ciclo de conferencias Rudolf Steiner ,dado poco antes de su muerte, quiso trasmitir a los miembros de la Sociedad Antroposófica, que había sido fundada nuevamente, un resumen de la Antroposofia y al mismo tiempo un nuevo acceso a ella. Él mismo había anunciado el ciclo bajo el sencillo título de Antroposofía.

   

Antroposofía y las Fiestas Cristianas

La ECE reúne en este tomo los tres ciclos de conferencias que la Editorial Rudolf Steiner, Dornach, Suiza, presenta en la Edición Completa de la Obra de Rudolf Steiner en dos volúmenes: GA 223 "El transcurso cíclico anual como proceso respiratorio de la tierra y los cuatro grandes tiempos festivos" y "La Antroposofía y el Animo Humano" y GA 229 "El vivenciar con el ciclo anual en cuatro imaginaciones cósmicas".
La razón de esta unificación es que los tres ciclos en su conjunto constituyen una parte esencial de lo manifestado por Rudolf Steiner acerca de las estaciones en su relación con las fiestas del año y por ende son indispensables para una comprensión abarcante de las fiestas cristianas en la actualidad. El correcto festejo de éstas es de una enorme trascendencia para el futuro de la humanidad.

En este libro, no sólo están incluidas las quince conferencias dictadas por Rudolf Steiner, sino las reproducciones de los dibujos en pizarrones realizados por Rudolf Steiner durante el ciclo de conferencias "El vivenciar con el ciclo anual en cuatro imaginaciones cósmicas".

   


El Oriente a la Luz de Occidente. Los Hijos de Lúcifer y los Hermanos de Cristo

La acción renovadora respecto de la ciencia, el arte y la vida misma, llevada a cabo por Rudolf Steiner, encuentra aquí su punto de partida; de allí nace el afán de despertar y fomentar en el hombre aquellas fuerzas que permitirán que en el futuro, a partir de las fuerzas de la conciencia, pueda restituirse la unidad original de arte, ciencia y religión que forzosamente se había visto quebrada.

Para la publicación de 1921 en la recién fundada revista mensual “Los Tres”, Rudolf Steiner mismo leyó y corrigió las pruebas.

Resumen de los contenidos:

La misión de la cognición del espíritu a la luz de Occidente. Retrospectiva sobre siete años de trabajo científico-espiritual.

Caminos para el desarrollo de los órganos de percepción espirituales. Concentración y meditación. Los primeros niveles del desarrollo superior.

La naturaleza de la conciencia moral. Procesos evolutivos planetarios en relación con el desarrollo de seres espirituales.

El actuar de los espíritus saturninos, solares y lunares en la evolución de la Tierra. El pensamiento oriental y el occidental. Indra. Jehová. Cristo.

Los caminos evolutivos de las corrientes septentrionales y meridionales de los pueblos de la humanidad postatlante: el camino hacia los dioses superiores al atravesar el velo sensorio y el camino hacia los dioses inferiores al atravesar el mundo anímico interior. La futura comprensión de la entidad de Cristo por la luz de Lucifer.

La unidad de las dos corrientes espirituales en la antigua cultura hindú. Dos clases de los misterios griegos: los apolíneos y los dionisíacos. El acontecimiento de Cristo. El camino opuesto de Lucifer que lleva desde el interior humano hacia el entorno cósmico. Substancia de Cristo y conocimiento de Lucifer.

Cambios en la relación entre el cuerpo etérico y el cuerpo físico en conexión con el cruce de los caminos de Cristo y Lucifer. Sobre el fuego y el aire. La leyenda de Edipo y de Judas.

El camino solar y el “camino luciférico”. El transcurso de las siete épocas culturales postatlantes. Los “hijos” de Lucifer y los “hermanos” de Cristo. El número siete y el doce.

Los secretos del número. Espacio y tiempo. Planetas y Zodíaco. El bien y el mal. La substancia de Cristo y la sabiduría de los Bodhisattvas. Jesús de Nazaret y el Cristo. Skythianos, Gautama Budha, Zaratustra, Manes. La afluencia de la sabiduría de los Bodhisattvas a los misterios europeos de la Rosacruz.

   

Una Fisiología Oculta

Este es el primer ciclo de conferencias pronunciado en Praga por Rudolf Steiner para 20 personas en el ámbito de la medicina. Contiene los grandes puntos de vista para acercarse a la exigencia del “Conócete a ti mismo”. Es una obra con la que se puede crecer en el conocimiento del ser humano a lo largo de los años, utilizándola como andamio que sostiene firmemente.

Bien al comienzo deja en claro que a este contenido espiritual puede accederse únicamente a través de una definida actitud del alma: el sentimiento de veneración. Para el intelecto crítico y abstracto del médico actual esto ya encierra una primera dificultad. Rudolf Steiner pedía acercarse a lo espiritual en actitud casi infantil de “despreocupada receptividad”; esa actitud permite captar aspectos nuevos de algo ya conocido. Al recibirlo cada vez como algo fresco y vivo uno debe dejar en suspenso conocimientos previos. (Ese gesto de antipatía de la cabeza que dice “esto yo lo sé de otra manera”). R. Steiner explica que a esto debe seguir con el gesto de la raíz que avanza en la oscuridad hacia lo profundo, el respeto o veneración hacia aquello a lo que uno quiere penetrar con el pensar. Es posible que, si faltan ambas actitudes solo quede el contenido para la vanidad del intelecto y la sagacidad como un frío juego mental.

El segundo paso consiste en que la razón pueda entonces crear un espacio para la reflexión siguiendo el hilo de pensamientos que teje el autor. Aquí viene una segunda dificultad: quedar atascado en la reflexión. Se sufre entonces la experiencia de que los contenidos rehusan quedar en la memoria y sólo pueden vivir en estado germinal mientras se avanza, un poco a ciegas, hacia la realidad espiritual que está detrás.

Es posible que entonces la conciencia deje de ser reflexiva y pueda llenar el espacio así creado con un contenido espiritual real. Este es el resultado del proceso meditativo, que aquí es descripto en su fisiología. Para la mayoría se trata de instantes de autoconciencia, que no obstante pueden ser luego decisivos en el acto médico.

El ciclo tiene una construcción o arquitectura de ocho conferencias. En realidad desarrolla al hombre de siete partes a lo largo de respectivos capítulos y en el octavo “anuda” con el comienzo haciendo una síntesis a modo de círculo. Enfoca al hombre como una dualidad bien singular: la cabeza por un lado y el resto del organismo por el otro. Y al avanzar muestra esta dualidad configurada como un sistema microcósmico interior, así como afuera existe un sistema planetario solar y un sistema macrocósmico. Desde la órbita de Saturno y el mito de Cronos, nos conduce hasta el centro del hombre en el corazón-Sol, pues es como el Sol en el centro del nuestro sistema planetario. Con esto el lector es llevado a elevar la mirada por encima de la Tierra , si es que quiere comprender al hombre.

Caracteriza la noción de órgano, de tejido, de antigüedad o juventud orgánica, en relación a los miembros espirituales constitutivos del ser humano, y los inserta además en la corriente de evolución: de sentido ascendente sujeta a posterior desarrollo, o de sentido descendente, destinada a desaparecer. Sistema nervioso y sangre, sistema médulo-espinal y sistema simpático, hueso y piel, organización espiritual consciente e inconsciente, masculino y femenino se revelan en su aspecto espiritual real. Asimismo explica cómo las actividades anímico-espirituales: pensar, sentir y voluntad, producen efectos reales orgánicos; aquí echa por tierra especialmente el paralelismo psicofísico con el que se quiere explicar la relación entre materia y espíritu. Y de un modo sintético y preciso brinda un sistema para concebir lo terapéutico: plantas, sales, sustancias combustibles se relacionan con ámbitos del hombre en cada caso bien delimitados.

En la octava conferencia señala cómo el germen humano actual debe ser creado por la cooperación de masculino y femenino, pues de otro modo está condenado a morir. Finaliza con el sentido futuro de esta organización humana actual en la Tierra : esto es, desarrollar fuerzas del alma tales que transformen el calor del organismo en calor para el espíritu. R. Steiner explica que todas las almas humanas que lleguen a desarrollar un interés vivo y cálido por todo lo viviente, “ese calor de compasión”, lo habrán hecho al transformar el calor orgánico en que vive el yo, en calor para alma y espíritu.